Historia

 

01 copyEn diciembre de 1531 la fe del pueblo de México fue transformada por la aparición del acontecimiento Guadalupano, se apareció a San Juan Diego, su imagen quedo plasmada en su tilma, así pues hoy cada 12 de diciembre el corazón de muchos Mexicanos vibra el corazón de todos los fieles.

Puebla ha peregrinado cada año desde 1887 cada 12 de febrero, pero sin embargo la fe de los poblanos por la intercesión se ha trasladado al corazón de la arquidiócesis, al Pontificio Seminario Palafoxiano por más de 50 años, realizándose la Feria Guadalupana, donde mostramos nuestra devoción Mariana en la advocación de Santa María de Guadalupe, asi ha nacido el proyecto del Santuario en los terrenos del Seminario.

El Santuario Guadalupano empezó como proyecto al ver la necesidad de la realización de inmuebles que tengas los espacios necesarios para poder manifestar nuestra Fe, para poder encontrarnos con Jesucristo mediante el amor amoroso de Santa María de Guadalupe.

Así pues este magno proyecto comenzó un 22 de abril del 2012; Monseñor Víctor Sánchez Espinoza, arzobispo de nuestra arquidiócesis, encabezó la colocación de la primera piedra, en los campos que serían destinados para la construcción de la casa de Santa María de Guadalupe en Puebla, en su mensaje destacaba la importancia de porque construir un nuevo templo diciendo: siendo que Puebla cuenta con magnificas iglesias, ¿Por qué un recinto sagrado? El recinto sagrado sabemos que es signo de la presencia permanente de Dios entre nosotros, es anuncio de la casa eterna en la que el padre nos espera para hacernos partícipes de su dicha sin fin, es expresión del cuerpo de cristo cuyos miembros somos cada uno de los que hemos sido convocados por el espíritu santo a la unidad de la familia de Dios, así lo entendieron nuestros antepasados que con fe y amor dedicaron magnificas iglesias en nuestra Angelopolis, en las cuales experimentamos el encuentro con Dios y nuestros hermanos, ahora en este siglo XXI nos toca a nosotros llegar a la Puebla y al mundo de hoy, dejar un espacio sagrado que valiéndose de la arquitectura y del arte de nuestro tiempo glorifique a Dios, y honre a su Madre Santísima y edifique a cuantos ingresen a él, elevando su espíritu hacia las cosas celestiales de modo que se sientan impulsados a conquistar la gloria eterna, hoy comenzamos esta hermosa aventura, fiados únicamente en la providencia divina y sin duda a la generosidad de muchas personas que se han unido a este esfuerzo y otras que seguramente se unirán a él harán posible este proyecto, agradezco de corazón a este equipo de laicos que encabezaran el patronato: a la Sra. Coral Castillo de Cañedo, al Dr. Enrique Agüera Ibáñez, al Ing. José Antonio Quintana Fernández, al Arquitecto Manuel Sandoval, así como el aporte de Fray Gabriel Chaves de la Mora.

Se culminó la primera etapa con la consagración del altar de la capilla de diario, un 9 de diciembre del año 2012, la capilla es consagrada al Beato Juan de Palafox y Mendoza, fundador del Pontificio Seminario Palafoxiano, y IX obispo de Puebla de los Ángeles, la ceremonia la presidio Monseñor Christophe Pierre, que era el nuncio Apostólico en México, hoy su tarea la lleva acabo en Estados Unidos. Así pues la feria Guadalupana albergo ya el uso de esta capilla, en la actualidad tiene cada uno de los servicios litúrgicos.DSC00506

Se comenzó con la segunda etapa ese mismo año que consistio en los estacionamientos y accesos al Santuario Guadalupano, culminándolos en el año 2013.

Con la bendición de Dios se inició la tercera etapa de Santuario, la Capilla de Adoración Nocturna, dedicada a San Juan Pablo II. Se consagro por Monseñor Christophe Pierre, que era el nuncio Apostólico en México, hoy su tarea la lleva acabo en Estados Unidos. Acompañado de Monseñor Víctor Sánchez Espinoza, Arzobispo de nuestra Arquidiócesis, se llevó a cabo la ceremonia un 8 de diciembre del año 2013, dando un lugar donde las personas puedan adorar a Jesús en ese hermoso sacramento de la Eucaristía.

Dando inicio a también a la cuarta etapa del Santuario, un 06 de Octubre del 2013, que consiste en la plaza Guadalupana, colocando los primeros adoquines que llevan el nombre de diversos bienhechores del Santuario Guadalupano.